Estudio de la Subrogación y la madre gestante sustituta en el Estado de Tabasco

Lofton2

Por Juan Palomares

Introducción o Antecedentes

Con el avance de la tecnología se han desarrollado diversos métodos y procedimientos médicos para buscar una solución y para ayudar a las parejas que por problemas físicos, por indicaciones médicas o por algún otro motivo están imposibilitadas para concebir. De este modo fue como surgió el tema de la maternidad subrogada, dando una opción a estas parejas para que puedan tener hijos.

Existen dos formas en las que se puede realizar este procedimiento, el primero de ellos consiste en que la madre subrogada otorgue su consentimiento para que mediante un procedimiento médico, uno de sus óvulos sea fecundado por el espermatozoide del padre contratante; y el segundo, el que nos ocupa, en donde la madre gestante sustituta otorga su consentimiento para que, mediante el procedimiento de fecundación in vitro, se implanten en su útero células humanas, producto de la unión de un óvulo y un espermatozoide fecundados por los padres contratantes.

En la mayoría de los países del mundo esta práctica está prohibida, sin embargo, existen algunos otros países que han innovado al respecto y cuentan con una regulación en este tema desde hace ya muchos años, con lo que han logrado garantizar y dar certeza jurídica tanto a la pareja que tiene una imposibilidad para procrear, como a las mujeres que por razones de altruismo, afinidad con la pareja o por algunas otras razones aceptan realizar este procedimiento.

Subrogación en el Estado de Tabasco

En nuestro país, específicamente en el Estado de Tabasco, es posible científicamente y permitido por la ley llevar a cabo este tipo de procedimiento, ya que, si bien no se encuentra regulada ampliamente, es el único Estado en donde, en su Código Civil (publicado el 09 de abril de 1997) se hace mención de los términos “madre gestante sustituta” y “madre subrogada”, con lo que se abre una puerta a este campo de la medicina.

Dicha regulación se encuentra, en primer lugar, en el artículo 31 del mencionado Código Civil, al reconocer capacidad de goce del ser humano sin importar que haya sido concebido por cualquier método de reproducción asistida o de “concepción humana artificial”.

En segundo lugar, se encuentra regulado en el artículo 92 del mismo código, que se refiere al deber de reconocer a los hijos, en donde se regula, entre otras cosas, quién deberá reconocer al menor nacido mediante la realización de un procedimiento en donde participe una madre sustituta o una madre subrogada, haciendo mención de que, en caso de participación de una madre sustituta, se presume la paternidad de los padres contratantes, apareciendo ellos en el acta de nacimiento como padres biológicos, pues, como se mencionó anteriormente, lo único que la madre sustituta está aportando en este caso es el material para la gestación, es decir, permite que en su vientre se geste el producto fecundado por los padres contratantes. En el caso de que en el procedimiento participe una madre subrogada, se debe realizar un procedimiento de adopción, y por tanto, la madre subrogada deberá renunciar a todo tipo de derechos respecto del menor, debido a que, como se mencionó anteriormente la madre subrogada, además de aportar el material para la gestación aporta parte del material genético. Además en este último supuesto la madre subrogada deberá actuar, apoyar y realizar cualquier acto que le corresponda para asegurar que la adopción por parte de los padres contratantes se realice sin dificultades.

Referencias

Este tema ha generado gran polémica, a pesar de que se encuentra regulado como se mencionó anteriormente, debido a que se cuestiona en algunos casos la legalidad del mismo, y debido a las consecuencias jurídicas que ello contrae, ya que el desarrollo y práctica de este tipo de procedimientos va más allá de un convenio, pues al celebrarlo origina obligaciones importantes para todas las partes, tanto para los médicos especialistas involucrados como para los padres contratantes y la madre gestante sustituta.

Sin embargo, a diferencia de muchos países en donde esta práctica se permite y con una retribución monetaria por parte de los padres contratantes hacia la madre sustituta, en nuestro país las madres sustitutas deben actuar de manera altruista, por lo que está prohibido exigir, solicitar o recibir en ningún momento cantidad monetaria de los padres contratantes que se pueda entender como un pago o contraprestación a cambio de la gestación del feto o de la renuncia a los derechos que pudiera tener sobre el menor.

Conclusiones

A la fecha aún existen muchas lagunas al respecto, pues no se encuentran reguladas las formalidades con las que deberán pactar la madre gestante sustituta o madre subrogada y los padres contratantes, así como los derechos y obligaciones específicos de cada uno de ellos y sobre todo del menor. Además sería de suma importancia una regulación en donde se establezca la forma en la que las clínicas especializadas en este tipo de servicios deberán prestarlos, así como las obligaciones de la o las clínicas especialistas para con los padres contratantes, las madres sustitutas o madres subrogadas y sobre todo para el menor.

No obstante lo anterior y debido a la falta de regulación en el tema, la forma y condiciones en que se realiza el procedimiento es de acuerdo a la voluntad de las partes, por lo que son válidos los convenios que se celebren en este sentido, siempre y cuando no menoscaben los derechos de ninguno y se busque en todo momento el bienestar del menor.

Un punto importante es que, al ser un procedimiento sumamente complejo, no es posible realizarse en una clínica y hospital común, sino que debe realizarse a través de clínicas especializadas en tratamientos y procedimientos de reproducción asistida con la infraestructura requerida para garantizar a los pacientes servicios de calidad, con resultados óptimos y legales.

En Tabasco, debido a la apertura que se ha dado en los últimos años respecto al tema, existen ya clínicas de este tipo, en donde se ofrece a las parejas una atención integral, aportando a ellas todo tipo de servicios de calidad que permitan la correcta realización del procedimiento, además de contar con expertos en el área legal que brindan información y asesoría a los clientes acerca de las consecuencias legales que se producen antes, durante y después del nacimiento del menor, en este tipo de procedimientos.

Cabe mencionar que en el Distrito Federal ya se ha planteado regular el tema, a tal grado de aprobar en el 2010 la Ley de Maternidad Subrogada, misma que aún no ha sido publicada y que en caso de que se hiciera y entrara en vigor, esto sería un paso más para esta ciudad y en general para el país en la innovación científica, pues esto traería repercusiones jurídicas importantes.

Punto de Vista Lofton

Podemos decir que el hecho de que se encuentre en el Código Civil, da un panorama de lo adelantado que se encuentra el Estado en esta materia, pues hasta el momento es el único en donde se hace mención del tema. Sin embargo, es inminente la necesidad de crear una ley específica, pues es un tema bastante amplio en donde hay muchas cuestiones que hasta el momento no se encuentran reguladas en ninguna ley. No obstante lo anterior, en tanto no se apruebe alguna ley al respecto, un convenio elaborado forma correcta por profesionales y expertos en la materia que no deje fuera ningún supuesto, sobre todo el hecho de que la madre sustituta debe actuar de manera altruista, así como contratar con una clínica experta que realice estos procedimientos de forma adecuada, cumpliendo con los requisitos, médicos, sanitarios y legales en el ámbito de la medicina, es suficiente para que el procedimiento se considere legal.

Es por esto que, tanto las clínicas especializadas como las parejas y las mujeres que pretendan incursionar en este ámbito, lo primero que deben hacer es contactar con especialistas legales que les brinden la asesoría, información y ayuda adecuada, correcta y suficiente respecto a la forma en la que deben prestarse los servicios, así como los términos en los que debe convenirse y ejecutarse para no violar ninguna otra ley existente, así como para velar siempre por el bienestar del menor y no ir en contra de los derechos de ambas partes.

Esta firma de contadores y abogados cuenta con los especialistas necesarios para brindarle a usted la información que necesite al respecto, así como para ofrecerle servicios en la materia y aclarar cualquier duda que tenga.

En Lofton podemos brindarte la mejor asesoría, estrategias y soluciones en temas Legales. Encuéntranos aquí http://bit.ly/1xPNjIg