Dictamen Fiscal como Opcional

Checking

Raymundo Villarreal

De acuerdo a las Reformas Fiscales 2014, el Código Fiscal de la Federación (CFF) contiene modificaciones de importancia, que entre otras destaca que el Dictamen Fiscal solo podrá ser optativo para aquellas personas físicas y morales que en el ejercicio anterior hayan obtenido ingresos acumulables superiores a los 100 millones de pesos o que sus activos rebasen los 79 millones de pesos como valor total. Dato que pudiera ser modificado de aquí al cierre del presente año.

Por lo tanto en el marco de estas Reformas Fiscales se destaca la eliminación de la opción que tenían los contribuyentes cumplidos, mismos que no se encuentran en el supuesto citado en el párrafo anterior, para que un Contador Público independiente dictamine sus informes financieros y con ello poder contribuir con la fiscalización en nuestro país, además de que el citado dictamen aumenta el grado de confianza y veracidad de las cifras financieras que necesitan los empresarios para la correcta toma de decisiones en su negocio.

Dictamen Fiscal

Antecedentes

En 1959 surge el Dictamen Fiscal al publicarse en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto mediante el cual se crea la Auditoría Fiscal Federal como órgano de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, organismo encargado de apoyar al cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes, es por esto que se hace obligada la presentación del Dictamen de Estados Financieros para efectos fiscales.

Cabe aclarar que el dictamen fue creado para “permitir al fisco orientar su acción contra los defraudadores que ocasionan problemas de trascendencia para el desarrollo de nuestra economía” y no “como medida para facilitar a la autoridad la fiscalización en el país” como lo marca erróneamente la exposición de motivos de la iniciativa presidencial publicada el 8 de septiembre de 2013.

Exposición de motivos por la autoridad

El Dictamen Fiscal al servicio de la autoridad según la exposición de motivos “no ha cumplido con su objetivo de fiscalización” debido a que, del total de dictámenes presentados, solo el 2% se ha concluido con observaciones en los últimos 4 años, esto es que en 2011 el 0.97% de los dictámenes registró opinión con repercusión fiscal por parte del Contador Público registrado, en tanto que en 2009 fue del 1.17% y en 2005 del 2%, situación que como se puede notar, ha venido a la baja y por ende el fisco ha recabado año con año cantidades menores de impuestos determinados.

Esto se realiza con base en un análisis en números por parte de la autoridad, desafortunadamente sin considerar que en la mayoría de las ocasiones el cliente corrige su situación fiscal antes de la presentación del dictamen, para que éste se presente sin las diferencias detectadas por parte del contador independiente, siendo esta situación en donde realmente se puede observar la mayor recaudación por dictamen.

Beneficios del Dictamen

El dictamen está basado en la Auditoría a los Estados Financieros de una entidad y tiene por objeto de acuerdo a la Norma Internacional de Auditoría 200 lo siguiente:

El objetivo de una Auditoría es argumentar el grado de confianza de los usuarios en los Estados Financieros. Esto se logra mediante la expresión, por parte del auditor, de una opinión sobre si los Estados Financieros han sido preparados, en todos los aspectos materiales, de conformidad con un marco de información financiera aplicable. En la mayoría de los marcos de información con fines generales, dicha opinión se refiere a si los Estados Financieros expresan la imagen fiel, en todos los aspectos materiales, o se presentan fielmente, de conformidad con el marco. Una auditoría realizada de conformidad con las NIA y con los requerimientos de ética aplicables permite al auditor formarse dicha opinión.

            Además debemos tomar en consideración y puntualizar que a través del Dictamen se poseen los siguientes beneficios:

  • El contribuyente tiene la certeza y confianza de que un Contador Público independiente experto en la materia y reconocido por la autoridad fiscal a través de su registro, ha revisado su contabilidad, cálculos y declaraciones de impuestos, lo que ayuda a mejorar la calidad de los mismos.
  • Es un filtro contra las revisiones directas por parte de la autoridad, que incluyen revisiones de gabinete, permitiendo al contribuyente tener el tiempo necesario para aclarar tanto malos entendidos, como diferencias resultantes por discrepancias en el criterio de la autoridad.
  • Gozar de reducciones de multas por parte de la autoridad por diferencias en el pago de contribuciones.
  • El dictamen como ya se mencionó es un instrumento que mediante la aplicación de normas permite detectar y corregir errores u omisiones que le permite al contribuyente una autocorrección espontánea y así evitar molestias innecesarias por parte de la autoridad.

Conclusiones

La utilidad del Dictamen Fiscal debiera ser para la autoridad fiscal en el tema de recaudación de impuestos de gran valía, ya que se está recabando un importe considerable por el tema del dictamen, y esto sin considerar que la autoridad no toma en cuenta la recaudación que proviene de las diferencias detectadas durante la auditoría y pagadas antes de la presentación del mismo, a todo esto surge la duda si la autoridad tendrá la capacidad de recaudar una cantidad mayor con su insuficiente personal.

Lo que más nos interesa es que al contribuyente le ofrece un mayor alcance y enfoque a las cifras financieras del negocio, no solo para fines fiscales. Cabe mencionar que las importantes firmas Mexicanas, así como el Colegio de Contadores Públicos de México están impugnando para que el límite de ingresos acumulables sea inferior, para poder tener la opción de ayudar a los contribuyentes del S.A.T. en cuanto a una revisión de gabinete.

El Dictamen Fiscal ya sea obligado u optativo, debe proporcionar una seguridad razonable a la información financiera y poder corregir posibles desviaciones, proponer y hacer mejoras en la administración del negocio, asesorar en cualquier ámbito contable tanto a los directores como al personal que administra.

Más que una herramienta solo de fiscalización, el Dictamen Fiscal da a nuestros clientes la seguridad que su información financiera es real y que le servirá para la correcta y oportuna toma de decisiones.

En Lofton contamos con la experiencia y conocimientos necesarios para ayudarte en tus asuntos de Auditoría. Conócenos aquí http://bit.ly/1ySXCdQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *