Cierre Fiscal 2014, ¿estamos preparados?

 

Antecedentes

Para el final de este 2014, las empresas deben considerar que viene un Cierre Fiscal vertiginoso y lleno de incertidumbre, principalmente por factores como:

  • La implementación de la Contabilidad Electrónica como un requerimiento intimidatorio que genera una carga administrativa adicional.
  • La homologación de criterios entre el cálculo de la PTU (Participación de las Utilidades a los Trabajadores) y el ISR (Impuesto Sobre la Renta).
  • El cálculo adicional para determinar una CUFIN 2014.
  • Los recortes en las porciones deducibles de los gastos.
  • Las numerosas reformas fiscales.
  • El apego estricto a las reglas de la “Ley Anti Lavado de Dinero”.

Todo lo anterior ha sido todo un movimiento inquietante para los empresarios, quienes pueden caer fácilmente en una confusión o distraerse de lo que es realmente una prioridad.

Implicaciones

La Contabilidad Electrónica, si bien no es más que añadir los códigos agrupadores de acuerdo al catálogo propuesto por el SAT, ha significado que las compañías se cuestionen si las autoridades tienen el derecho de tener el detalle de sus operaciones plasmadas en los saldos de sus balanzas, o en los conceptos del estado de resultados.

La Participación de las Utilidades a los Trabajadores (PTU), se regula con un sólo artículo y homologa sus conceptos para el cálculo con los del ISR. Al parecer debe ser lo correcto, pero representa un impacto de 10% directo al ingreso de los empresarios.

En el caso de la CUFIN, se deberá conservar el cálculo que se tiene hasta 2013 acumulado y actualizado, además de calcular uno nuevo para el 2014.

Los gastos deducibles ahora requieren un mayor análisis y consideraciones ya que los disminuyen y condicionan, como las prestaciones salariales de viáticos, vales de despensa o habitación, mismos que deberán considerarse a una tasa que depende de si cambiaron de un ejercicio a otro. De igual forma disminuyen la deducción los gastos por arrendamiento y los topes en adquisición de activos fijos.

Principales Consecuencias

  • Una inversión de tiempo administrativo y financiero en dar cumplimiento a los requerimientos de Hacienda en un formato electrónico, creando incertidumbre con respecto de si solo por el hecho de enviar la información serán susceptibles a revisión inmediata.
  • Generar y controlar las cifras para un cálculo de CUFIN 2013 y otro para 2014, que pueden causar confusión e incertidumbre a los accionistas que pretenden cosechar sus dividendos derivados de dichos cálculos.
  • Un desaliento para la nueva inversión, al ver que los deducibles disminuyen aún cuando sean gastos indispensables para la operación y con la afectación sin escalas de un 10% en el cálculo de la PTU.

Sin embargo, cada empresario sabe cuáles son sus prioridades y, a pesar de esto, debe poner orden en sus controles y las cifras para cerrar de la mejor forma sus compromisos.

Conclusiones

  • Contar con un buen Fiscalista de cabecera, que ayude a poner en orden estos asuntos que pueden agobiar a cualquiera.
  • Tener siempre en cuenta que los temas con el fisco son siempre dinámicos y nada es para siempre, peor aún, cambian a cada instante y hay que permanecer atentos.
  • Tener los libros contables saneados cobra cada vez más importancia, a medida que se mantengan en orden, estos cambios del SAT son más fáciles de sobrellevar.

Todo sin olvidar que el negocio debe seguir en marcha.

Punto de Vista Lofton

       Es difícil llevar la Contabilidad y crear al mismo tiempo las estrategias para optimizarla, por eso te recomendamos tener un Especialista Fiscal que busque el beneficio de tu compañía. No lo dudes y acércate a Lofton y Asociados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *